musica


martes, 2 de noviembre de 2010

Muerte en Samarkanda

Muerte en Samarkanda
A propósito de la Celebración del Día de Muertos en México

In Memoriam,  Víctor Manuel Lira Puerto


Hoy se celebra en México el "Día de Muertos" o de los fieles difuntos. Como la muerte tiene diversas maneras de ser vista no quise dejar pasar esta oportunidad de hacer un aporte, sencillo, a reserva de que en el futuro regrese sobre el tema de la muerte. El escrito a continuación lo redacte durante la convalecencia de una intervención quirúrgica a la que fui sometido de urgencia en mayo pasado. Pero, basta de preámbulo, mejor léanlo, valen comentarios.


Hace diez días fui intervenido quirúrgicamente del abdomen por un hematoma subcapsular esplénico y hace seis días fui dado de alta. Estoy convaleciendo en casa de mis padres. Ser paciente no es lo que mejor se le dé a un médico acostumbrado, como estoy, a estar del “otro lado” a ser el “Doctor”. En cambio de este lado todo se ve diferente, por ejemplo la aguja hipodérmica se mira enorme, por más que le digan a uno que “solo es un piquetito”. Sin embargo es buena la experiencia ya que el dolor y el sufrimiento son pedagógicos, nos enseñan a valorar la salud y todo lo bueno que la vida nos da, a los médicos nos da la oportunidad de comprender mejor a nuestros pacientes.


Especialmente las noches de un enfermo son difíciles, por la noche se recrudecen los dolores, se presentan pesadillas, se padece de insomnio, asaltan las dudas sobre el futuro, sobre la recuperación, también sobre la posibilidad de la propia muerte; la noche de un enfermo es una larga noche, rara vez el sueño es continuo, se duerme a intervalos, a ratos, cuando no es una dolencia, es la necesidad de orinar, de cambiar de posición, hasta la expulsión de gases le recuerda el enfermo su condición y se hace con molestia, con dolor, todo ello nos hace valorar las cosas simples de la vida, hasta el respirar en ocasiones es difícil y molesto, sea porque se tiene dolor, sea porque el vientre esta hinchado y distendido, sea porque se tiene un cólico.
A veces no se quiere uno ni mover, pero se tiene que mover. La vida es movimiento constante, el latido cardíaco y la circulación sanguínea, desde el nacimiento hasta la tumba, son un movimiento continuo cuando cesan sobreviene la muerte; también se mueven los pulmones impulsados por el batir y rebatir del diafragma haciendo fluir y refluir el aire vital; se mueven las vísceras, ¡Ay, sí que se mueven! con dolorosos cólicos que desplazan esos fluidos; fluye la orina y ¡ay que dolor! al momento del vaciamiento de la vejiga urinaria; la enfermedad agudiza nuestros sentidos y la auto-percepción. Estar convaleciente nos hace comprender y percibir los fenómenos vitales más simples, para todo ello se tiene el tiempo, cuando se está enfermo.


A tanto estar despierto durante esas largas veladas nocturnas comienza uno a poner atención en los ruidos de la habitación, los ruidos de la calle, los ronquidos, algunos crujidos de las ventanas que al bajar la temperatura se acomodan. Los ruidos de la casa, con el contraste del silencio circundante, se magnifican y de pronto comienza uno a ver sombras que pasan fugaces, creemos ver “algo” y nos acurrucamos bajo las cobijas, nos cubrimos con las mantas hasta las orejas, nos asalta la duda si realmente se vio pasar algo o alguien, aparecen los temores infantiles (que no por infantiles atemorizan menos). Me pregunto, ¿Será acaso la muerte que anda rondando? o ¿Serán la ánimas de los abuelos? o mi padre en pena. Tal vez la del bisabuelo, cuyo retrato señorea la sala de la casa paterna. En la oscuridad vagan siluetas silenciosas, escurridizas, indefinidas. Hay el temor de en cualquier momento, verla a ella la huesuda, con la guadaña en la siniestra y pelarnos la mazorca llena de dientes, esa perene sonrisa que parece burlarse de nuestro miedo ante el encuentro inevitable, incierto pero seguro. No por sabida o esperada la llegada de la ciriaca deja de causar sobre-salto, siempre nos sorprende, supongo será por ese temor innato a ella, será porque se tiene la esperanza de se lleve a otros antes que a uno, aún podemos llegar a tener la esperanza de que nos le olvidemos, así que cuando llega siempre causa sorpresa, miedo, angustia, dolor, a veces rabia y frecuentemente llanto.


Estaba durmiendo, a la hora de maitines (la madrugada de los monjes) sonó el telefono celular y desperté, era un mensaje, leí: “Misa en memoria del fallecimiento del Dr. Víctor Manuel Lira Puerto – jueves 6 de mayo 8 PM – iglesia…”. Quedé sin habla, petrificado, !Vaya…! ¡El árbol de la oncología mexicana ha perdido otra de sus ramas!. El Dr. Lira Puerto se había jubilado hace algunos años siempre será considerado y recordado como un pilar de la oncología médica en nuestro amado Hospital de Oncología: Víctor Manuel Lira Puerto fue un médico entusiasta, inquieto investigador clínico, humanista convencido, formador tesonero de jóvenes médicos oncólogos. Como hombre siempre mesurado y correcto, un caballero en toda la extensión de la palabra y buen amigo, ¡Descanse en paz!.


Quedé cavilando, con los ojos abiertos, mirando hacia la penumbra, esas sombras, esas siluetas no eran ciriaca rondándome, de haber sido ella no habría dudado en presentarse tal cual, directa y franca, como relata la leyenda de La Muerte en Samarcanda que narro a continuación:


Cuentan los que saben y han tenido una larga vida que..... caminando por un mercado de Persia Salim, un camellero de unos cincuenta años, se encontró de manos a boca con la muerte, de frente, tal cual, solo cubierta con un manto raído y la hoz en la huesuda mano siniestra. 
Allí estaba ella parada en una esquina, por supuesto que Salim se puso inquieto al ver que mujeres con el rostro cubierto pasaban junto a la parca sin notar su presencia, lo mismo sucedía con otros camelleros y comerciantes que casi la arrollaban a su paso y ni se inmutaban, parecieran no ver lo que Salim estaba mirando. 
El hombre se mesó la barba, se frotó con el dorso de las manos los ojos, sacudió la cabeza y volvió a mirar, ella seguía allí inmóvil, sin hacer ningún ademán o siquiera la menor intención de entablar comunicación; pasó un chiquillo jugando con un aro junto a ella, como si nada; los mismos perros del zoco riñendo por un hueso de cordero que Ibrahim, el carnicero, había arrojado, no parecieron notar su presencia.


Salim recordó las consejas de su abuela Saima: “solo el que va a morir puede ver el rostro de la muerte, para los demás es invisible…”.  En ese momento el buen Salim comprendió el significado de aquel encuentro, entonces era él, ¡La muerte venía por él!, pensó. 
Había llegado su hora, pero no..., no podía ser él, se dijo, él aún era un hombre fuerte y sano, hasta donde podía conocerse, tal vez las historias de la abuela Saima estuvieran equivocadas. De cualquier manera él tenía la fuerza vital para tratar de evitar aquel encuentro. 


Rápidamente, Salim, cambio de rumbo y se dirigió a través de bazares, tenerías y tiendas de especias, por callejones, pero al salir a una explanada ella estaba ahí, de pie, tranquila y serena, tampoco en esta ocasión intento la parca hacer algún contacto con el camellero. Salim regresó sobre sus pasos y rápidamente se dirigió a la mansión de Abdullah, un rico comerciante, amigo suyo y le suplico le prestara el más rápido de sus caballos, de pura raza Árabe, pues tenía que salir a toda prisa de Suxa a una diligencia urgente, sin cuestionarlo Abdullah ordenó al caballerango le entregara el mejor corcel de su cuadra.


Salim montó el poderoso animal y salió a todo galope rumbo al levante, cuando en el horizonte se perdieron los minaretes de la Gran Mezquita de Suxa el infeliz camellero se sintió un poco aliviado en su corazón. 


Continuo galopando durante cinco días con sus cinco noches hasta llegar a Samarkanda, allí se dirigió a un caravasar donde entregó al caballo para que se le diese de comer y de beber y él mismo se dirigió a la posada para tomar algún alimento y descansar. 
De pronto, al atravesar el patio principal del caravasar Salim la vio junto a la fuente del agua, ahí estaba ella tan fresca y tranquila como sin nada, Salim casi topa con ella y lo primero que acertó a decir tartamudeando fue: 


- “Me sorprendió…, me sorprendió encontrarte el domingo en Suxa…!” 


y ella le respondió con una voz cavernosa, como salida del más allá, 


- “A mí también me extrañó verte en Suxa, porque nuestra cita es hoy viernes, aquí... en Samarkanda...!”


Salim no intentó oponer ya más resistencia, la última imagen que quedo grabada en sus pupilas fue la silueta de las palmeras de un oasis cercano, recortadas por un cielo azul limpísimo, movidas suavemente por la brisa del simún... Fin.


A la memoria del Dr. Víctor Manuel Lira Puerto, acaecida el cinco de mayo de 2010. Requiescat im pace.




Francisco Valdés de la Torre
Memento Audere Semper




2 comentarios:

  1. guauu!!!! es bonito que al pasar los años los amigos te recuerden asi, ya que siendo un familar es un poco dificil olvidar, mi madre hoy cumple 5 años de no estar fisicamente conmigo y la verdad un duele no se si mucho o poco pero aun duele, y la verdad hoy fue un dia dificil ya que sin que yo quisiera programe a mi cerebro para evitar cualquier dolor o recuerdo ya que la muerte esta aunque uno se vaya a Suxa!!! pero para los que se quedan es muy dificil asimilar el que alguien quien hablo la noche anterior para preguntar si su hija habia llegado bien al dia siguiente habia que ir a reconocer el cuerpo, si si es dificil y doloroso, pero tambien los que nos quedamos aqui nos quedamos con la obligacion de aprender lo mejor de esa persona que se fue, y creo que tengo que hacer lo mejor por que mi madre eso me enseño a luchar y morir asi luchando sin pensar si habra un mañana, pero si sabiendo que siempre sera y tendre que ser mejor cada mañana.
    A la memoria de mi hermosa madre que me dio el mejor regalo......mi vida. Te amo bertha donde quiera que te tenga que alcanzar despues.

    ResponderEliminar
  2. pai queridísimo. te acompañé en cada instante de tu recuperación. recuerdo que estaba ocupada de tí y ahora que te escuché contar a detalle, nos alivias a todos un poco. "no nos vamos a morir... hasta que nos toque"... pero mientras... iujujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy... que lata le vamos a dar a la vida... porque a i me guta mucho una frase de epicuro y la anoté en mi biblia en su primera hoja. "la muerte, el más temido de los malos no debe preocuparnos, porque mientras que existimos la muerte no está presente y cuando la muerte está presente nosotros ya no existimos". lo que se le olvidó escribir es: ya no existiremos aquí, pero andaremos por ahí en el seno de un Dios Bueno que enamorado de nosotros constantemente se hace vida. te quiero mucho pai. ya terminé de grabar mi disco y estamos en la posproducción, yo te contaré todo el chisme, y ya tengo mi blog, se llama "Soluciones ambientales y más". un abrazo de mucha calidad y calidez humana como tú. Gemita

    ResponderEliminar