musica


lunes, 23 de octubre de 2017

Día del Médico


El 23 de octubre se celebra en México el Día del Médico, la razón para recordar a los médicos en este día tiene su antecedente en un 23 de octubre de 1833 en que fue fundado, en la Ciudad de México, el "Establecimiento de Ciencias Médicas" por el Dr. Valentín Gómez Farías, a la sazón Ministro de Educación, siendo el primer director del establecimiento el Dr. Don Casimiro Liceaga, este fue uno de los seis establecimientos de educación superior que sucedieron a la "Real y Pontificia Universidad de México" de la época virreinal dependiente de la corona Española.

Así pues, cada 23 de octubre los hospitales y las escuelas de medicina del país hacen un  paréntesis en las actividades cotidianas para dedicar sesiones, ceremonias, homenajes, y comidas a los médicos del país.

Quiero por este motivo compartir este día un pequeño escrito sobre el tema.


Expectativas del Paciente Respecto al Médico.

(Conversación entre el Dr. R. Peimbert, Dr. I. Cancino y el escribiente)

Los siguientes son conceptos y reflexiones entresacados de una charla que tuvimos el Maestro Peimbert,  nacho y yo,  por la tarde al término de la consulta cada vez más escasa, en la sala de espera del consultorio que compartimos en las calles de Zacatecas de la añeja colonia Roma, de pronto se me ocurrió preguntarles:

“¿Qué es lo que esperan los pacientes hoy día del médico que los atiende en las instituciones médicas?

Sabiduría.
Que el médico sea sabio,  que sepa lo que esta haciendo, que este actualizado en las mejores técnicas de diagnostico, de la cirugía y tratamientos, no solo los últimos y más modernos sino en los mejores y que los sepa aplicar y los aplique cuando así sea necesario hacerlo.

Pulcritud y Limpieza.
En su persona y en su vestimenta. Esto debe hacerse desde la residencia, se ve en algunos hospitales como los médicos residentes lucen impecables, hasta parece que los escogen. Que esté estrictamente prohibido echar taco en el consultorio. El médico debe reflejar limpieza en todas sus acciones.

Prontitud en la Atención.
Que lo que haga lo haga con una presición matemática, presición en las acciones de diagnostico y presición en el tratamiento, por supuesto la indicación quirúrgica y la cirugía deben ser igualmente precisas. Que la referencia a los servicios sea expedita.

Humanismo.
Que se interese en el paciente como ser humano, hay que recuperar el humanismo que se observaba en el médico formado en la antigua escuela de medicina y en el Hospital General, el humanismo nacido con la ilustración y revolución francesa con los ideales de libertad, igualdad, fraternidad. Esto se perdió con los nuevos programas de estudio anglo-sajones donde los norteamericanos nos vendieron la idea de las especializaciones, ahora el medico sabe mucho de poco y ha perdido la visión integral del ser humano. Al perder la  clínica ahora el médico quiere que el diagnostico se lo de una máquina, o un estudio.

Comunicación.
Que informe al paciente sobre su enfermedad, que aclare sus dudas, que le diga todo sobre su enfermedad sea lo que sea, sin amarillismos, que no actúe como cierto médico que le dice al enfermo: “le tengo dos noticias una buena y una mala… la buena es que ya sabemos lo que tiene, y la mala que lo que tiene es incurable…”. El enfermo viene al médico con la esperanza de curarse ó por lo menos aliviar su sufrimiento.

Calidez.
Si a todo esto el médico le agrega modales finos y buen trato el paciente tendrá la impresión de haber recibido una atención de primerísima calidad. Si el médico agrega interés y calidez estará siendo él mismo más humano y no una máquina ya que la condición de paciente es horrenda mi doctor!, sobre todo cuando el trato es inhumano y hay demora en las acciones médicas.

Colofón
Nomás me quede pensando…  me parecieron razonables estas consideraciones, no parece mucho pedir, en verdad eso mismo es lo que uno querría para sí mismo o para alguno de nuestros seres queridos en caso de estar en tal situación...

Felicidades a mis muy queridos colegas y compañeros por el día del médico!

Francisco Valdés de la Torre 
Memento Audere Semper









México MMXVII

No hay comentarios:

Publicar un comentario